CONCEPTOS GENERALES

PROFESIONALES A SU SERVICIO

CUESTIONARIO DE CONSULTA

Volver a atrás

TRATAMIENTOS DISPONIBLES EN ESPAÑA

Para ayudar en.... EPICONDILITIS

La epicondilitis, conocida también como codo del tenista es una patología caracterizada por dolor en la cara externa del codo, sobre elepicóndilo, prominencia ósea más externa del codo, situada en la cara externa del cóndilo externo de la paleta humeral, como resultado de una tensión mantenida o por sobreesfuerzos repetidos. Aunque es denominada “codo de tenis” o “codo del tenista”, esta patología no se restringe a los jugadores de tenis.1 Las molestias ocasionadas por la hiperextensión del codo, de cualquier causa, se pueden clasificar como epicondilitis.

La lesión también es denominada epicondilitis lateral ("inflamación del hueso exterior del codo"),2 un nombre erróneo ya que los estudios histológicos han permitido verificar que no existe un proceso inflamatorio. Otras denominaciones del codo de tenista son epicondilosis lateral, epicondilalgia lateral, o simplemente dolor lateral del codo.
Cualquier persona que realice trabajos que impliquen movimientos repetidos de antebrazo, codo y muñeca es susceptible de sufrir “codo de tenis” Por lo general se reconoce a Runge como el primero que describió esta dolencia en 1873.3 El término codo de tenista fue utilizado por primera vez en 1883 por Major en su trabajo "Lawn-tennis elbow".4 5 El término médico es epicondilitis lateral, para diferenciarla de la epicondilitis medial, también llamada epitrocleitis.

 

Etiología

Se ha identificado la inserción de los tendones extensor carpi radialis brevis, extensor digitorum comunis, radialis longus y los ulnaris como sitio primario del cambio patológico. En el codo de tenis, el tendón brevis de los radialis de los carpos del extensor se ha identificado como el sitio primario del cambio patológico. El extensor carpi radialis brevis tienen un origen pequeño y transmite fuerzas grandes a través de su tendón durante las maniobras repetidas agarrar. También ha estado implicado en todos los movimientos que implicaban movimientos del antebrazo. No hay evidencia que relacione el modo del inicio con la patología aunque se reconoce generalmente que el codo del tenis es causado por microtraumas muy repetidos. Los cambios inflamatorios se han observado en las etapas agudas, pero estos están ausentes si los síntomas llegan a ser crónicos (3 meses +). En estas fases crónicas se habla de procesos de tendinosis, proceso degenerativo de las fibras del tendón. Esto podría explicar porqué los tratamientos, tales como inyecciones del corticoesteroides tienen poco impacto en las etapas crónicas de la enfermedad. Aunque el nombre puede sugerir otra cosa, el codo de tenis puede afectar a cualquier persona – sean jugadores de raqueta o no. Sin embargo, hay numerosos estudios que han implicado deportes de raqueta como causa o factor que contribuía para el codo del tenis. La incidencia máxima está entre 34 a 54 años de la edad. No se ha demostrado ninguna diferencia en incidencia entre los hombres y las mujeres o la asociación entre el codo de tenis y la mano dominante. Pero existe una relación clara entre tipos de trabajos y el desarrollo de epicondilitis. Los factores de riesgo aumentan si se han realizado deportes de raqueta a lo largo de la vida. La actividad vigorosa, la disminución de los tiempos de reacción y la velocidad, la falta de entrenamiento y las contracciones excéntricas y repetidas del los músculos extensores de la muñeca serían causa precipitantes de la epicondilitis.

 

INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN MONCAYO

ECATEPEC - MÉXICO

MADRID - ESPAÑA

ESTOCOLMO - SUECIA

Teléfono Coordinación: 609316277

 coordinacion.moncayo@gmail.com